Internet y la nueva tele del futuro

La Tierra gira sin parar, el mundo que conocemos y todo lo que contiene está en continuo cambio… y la televisión no iba a ser menos. Aunque es un invento de creación relativamente creciente, con apenas un siglo de vida, la tele ya ha pasado por muchas etapas, y con la tecnología aquí a nuestro alcances y sus magníficos avances, sólo era cuestión de tiempo que afectara a nuestra forma de disfrutar de los contenidos televisivos.

De hecho, ya hace un tiempo que empezó a hacerlo. Hace unos años, la mayoría de las televisiones tanto públicas como privadas empezaron a crear sus propias páginas web y a compartir su contenido por internet; al final, han acabado emitiendo en directo de forma online. Ahora, puedes ver cualquier serie o programa a la carta, cosa que ha hecho que puedan evaluar su estrategia de mercado y su audiencia, y también ha dado al público una forma de ver lo que quiere, cuando quiere y donde quiere, gracias a la tecnología móvil. Un escenario soñado, sí señor, si no fuera porque aparecieron las plataformas de streaming.

No es necesario dar nombres, pero todos conocemos todas aquellas marcas que nos proporcionan películas y series de forma ilimitada y en calidad HD por una cuota mensual, que para colmo ni siquiera es muy alta. Al principio en nuestro país empezó a ir asociado a las compañías que proveían de internet a nuestros hogares, pero después aparecieron grandes competidores independientes que sólo se dedican a esta forma de ocio online. Y ahí es donde las televisiones empezaron a tener problemas, por supuesto, porque justamente porque el público pagaba, tenía acceso a contenidos a demanda y en muy buen calidad de visión, sin la interrupción de la publicidad; y, sobre todo, a un tipo de contenido que no es ya muy común encontrar en la televisión, como ya lo habíamos dicho: la pornografía. Claro está, internet es el paraíso del porno, y el streaming, aunque no sea porno gratis, también se beneficiaba de eso.

Pero bueno, hay que decir que, en este último campo, no hay manera de que las compañías de streaming le hagan la competencia a webs como ultraporno, la verdad. El porno online es un negocio en el que estas páginas de internet llevan muchos años involucradas, y saben muy bien dar a sus visitantes lo que quieren, así que lógicamente siguen manteniendo fielmente sus visitas. Además, que sus videos de sexo gratis sean de buena calidad y siempre estén disponibles es también una baza que juega a su favor, no como las plataformas de streaming que necesitan aplicaciones especiales para cada dispositivo y hay veces en las que fallan. La gente puede recibir contenido porno gratis, pero no por eso deja de ser exigente.

Por cierto, parece que eso de la pornografía en línea tiene consecuencias nocivas para la salud, según unos estudios recientes, y es algo a lo que los canales de televisión se agarran para no ofrecer contenidos de este tipo. Parece que según una investigación, ver porno produce impotencia, o al menos hay un gran riesgo de que lo haga. No sé si esto incide mucho en el rendimiento de una cadena, la preocupación por la natalidad del país, aunque aceptarlo desde luego les da buena imagen. Pero es cierto que la mayor preocupación es la edad temprana a la internet da paso libre para acceder al porno, y parece que eso no es nada bueno para la salud sexual de nuestro jóvenes, que realmente no pueden y no saben controlar todavía su sexualidad. Y ahora, al parecer, también puede resultar un problema para su salud física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *